Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

I Trimestre de 2008 - "El discipulado" 
Lección 12 

Misión y comisión 

15 al 22 de Marzo de 2008 

Resumen de la Lección de Escuela Sabática 



EgEEMES! 



"Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase d 
muertos al tercer día" Lucas 24:46. 



1. Saber que el Evangelio Eterno es el mensaje de salvación en Cristo nuestra justicia 
de fe, cuyo compromiso divino demanda, de la misma manera, nuestro compromiso 
con esa misión. 

2. Sentir que, en su justicia, Cristo nos ha delegado su misión, y compartirla por medio 
de la fe solo es un resultado o consecuencia de ella, y no un recurso para merecerla. 

3. Decidir vivir el estilo de vida de Cristo, nuestra identidad como cristianos, por precep- 
to y ejemplo. 

L I , I 1 1 1 l iHJ IT^^^^^^^^^^^^^^^^M 

El compromiso divino de restaurar a la humanidad proveyó un plan salvífico en Cristo. La 
gracia y la misericordia divinas trascendieron en el cielo y las edades; el espacio sideral y 
el tiempo mismo para otorgar al hombre, (y la mujer) la plena libertad, y a restauración 
completa de su identidad, si por fe acepta esa justicia y por ella también trasciende com- 
prometidamente en el cumplimiento; no solo de una misión, sino de una comisión que por 
consecuencia es su privilegio de igual manera delegar oportunamente. La justificación por 
la fe es, pues, la esencia del plan de salvación, y las obras un resultado o consecuencia 
de esa experiencia, pero no un recurso para poseerla. 

1. Misión y comisión trascendentes: ¿Cómo pueden las obras a favor de los demás, 
ayudarnos a trascender en el tiempo y el espacio? La misión de Cristo de salvar a la 
humanidad y restaurarla a su identidad original trasciende hasta nosotros en la gran 
comisión evangelizadora apostólica, que nos incluye en el compromiso restaurador de 
una fe activa, útil y fructífera en obras a favor de otros. Aunque nada de lo que haga- 
mos tendrá mérito alguno para nuestra salvación, porque ella es un don divino entre- 
gado a la humanidad en la experiencia redentora de la justicia de Cristo y que puede 
ser aceptada solo por fe. 

03 Mateo 25:31-46; Hebreos 1 y 1 1 . 

2. Identificados en la misión: ¿Estamos verdaderamente identificados en la misión de 
Cristo? Entender y comprender la misión de Cristo y hacerla nuestra comisión, no por 
un interés personal, ni beneficio social o político, sino como un fruto natural de un esti- 
lo de vida y fe; es nuestra tarea. A fin de no ser reprendidos como faltos, debemos 
cumplir con las indicaciones precisas que fueron dadas por plena convicción de fe: 1) 
"Id por todo el mundo", 2) "Predicad el evangelio" a todos, 3) "El que cree y es bautiza- 



do será salvo", 4. Trabajar, sirviendo y atendiendo las necesidades de los demás. Por- 
que finalmente solo habrá dos grupos, los que fueron realmente identificados en la mi- 
sión de Cristo y los que no. 
CQ Mateo 28:17-20; Marcos 16:14-20. 

Comprometidos en la comisión: ¿Que implica estar comprometidos en la gran comi- 
sión? Las 4 indicaciones ya mencionadas, fundamentan nuestra tarea como cristianos. 
También nos ofrecen una perspectiva crucial de nuestro compromiso para cumplir con 
ella. Créelo, y el objetivo salvífico será real en tu vida; recházalo, y te perderás. Esto es 
sumamente importante. Por lo tanto no debemos ignorarlo. La experiencia de la salva- 
ción motivará y activará nuestro compromiso de fe en la justicia de Cristo e inspirará 
nuestra adoración, alabanza y gratitud, a la vez que gozaremos en compartirla con 
otros para que de igual maneras sean partícipes de ella. 
C0 Marcos 16:15, 16; Juan 3:14 -19; Apocalipsis 14:6. 

Convicción y acción: ¿Cuánto influye nuestra convicción a estar activos realmente en 
el cumplimiento de la comisión? En la gran comisión está implícita la certeza del triunfo 
final en la promesa de Cristo; "Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del 
mundo" Sin embargo; la dispensa es nuestra de creer o no; de vivir o no, y en esa con- 
vicción, y conforme ella, actuar en su cumplimiento aquí y ahora, ya que en virtud de 
esa convicción, es motivada la acción de nuestra fe. La convicción de la misión salva- 
dora de Cristo lo llevó a lo sumo; y su vida fue generalmente un reproche para quienes 
pretendían conocer los principios de la verdadera fe. Las Escrituras fueron la base de 
su identidad de fe y debe ser también la nuestra. 
CO Lucas 4:1-13; 24:36-53; Juan 5:39. 

Identificados en la fe: ¿Es el "escrito está", la base de nuestra identidad de fe? Cristo 
se identificó completamente con la naturaleza humana, tanto que siendo Él la Palabra 
misma, se internó (profundizó) en el conocimiento de ella, para hacerla totalmente la 
base y fundamento de su fe y su misión; identificándola como su único y más importan- 
te cometido. Dejándonos así, ejemplo de cómo y cuan identificados debiéramos procu- 
rar estar nosotros en la Palabra divina como la base de la gran comisión y por ende de 
nuestra fe. Haciendo nuestra la experiencia redentora de la vida, muerte y resurrección 
de Cristo, es que el mensaje de los tres ángeles en este tiempo pueden ser, de igual 
manera, partes de nuestra experiencia de la salvación. Porque conocemos y vivimos el 
"Escrito está". 

CQ Lucas 24:45 al 48; Romanos 5:6-10; 1 Corintios 5:7; 15:3, 4; Gálatas 1:4; Efesios 
1 :7; 1 Pedro 2:22-25; Apocalipsis 14. 



La Salvación es un don gratuito del Cielo; la fe y las obras no pueden comprarla de ningu- 
na manera. Sin embargo, la Gran Comisión exige la acción de la fe, pero en el fundamento 
único del evangelio. Las buenas noticias, el evangelio eterno, que constituyen la esencia 
de la gran comisión, debemos experimentarlas con vivencias personales a fin de compar- 
tirlo activamente por ellas; en nuestra familia, vecindario, y hasta lo ultimo de la tierra. Por 
ello es importante mantener una vida de: 1) Oración ferviente, 2) Estudio constante de las 
Escrituras, 3) Dependencia total del Espíritu Santo. 4) Servicio y entrega a la misión sal- 
vadora de Cristo, a favor de otros. Y justificados por su fe, tengamos la certeza de su don 
inefable; nuestra salvación. 

© Cora Duma de Villarreal - RECURSOS ESCUELA SABÁTICA 

http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 
rdchuquimia@ciudad.com. ar